Los 10 sentidos de Aranjuez

Los 10 sentidos de Aranjuez

Atravesada por los ríos Tajo y Jarama, en la provincia de la villa de Madrid, Aranjuez es uno de los Reales Sitios de la monarquía desde 1560. Además, lleva el título de villa desde 1899 y es parte del Patrimonio de la Humanidad desde dos mil uno por sus maravillosos jardines. ¿A qué seguro no te imaginabas tal presentación? Si continuas leyendo te seguirás asombrando de ella.

Aranjuez es una localidad mágica y preciosa, perfecta para caminar (singularmente en otoño) por sus calles arboladas y sus jardines. Situada a 42 kilómetros de Madrid, su historia empieza en el año mil ochenta y cinco, cuando Alfonso VI conquista un poblado musulmán. Estas tierras volverán a sus viejos dueños en mil ciento ocho pero los sucesores del monarca la dominan entre mil ciento treinta y nueve y 1171.

En mil trescientos ochenta y siete se edifica una casona de recreo, transformada en palacio por los Reyes Católicos en 1489. Un tanto después pasa a ser propiedad de Carlos I, quien manda edificar un embalse y un puente sobre el río Tajo.

Felipe II va a ser uno de los monarcas más relacionados con Aranjuez, en tanto que no solamente le otorga el título de Real Sitio y construye el palacio que hoy conocemos, sino en estas tierras muere su esposa, Isabel de Valois.

Los indispensables de Aranjuez

Si quieres dar un camino por las cercanías madrileñas entonces no puedes dejar de ir a Aranjuez. Una vez en esta villa real te hallarás con una gran pluralidad de atracciones imperdibles. Algunas de ellas son:

Palacio Real

Es uno de los más hermosos del país y llama la atención por el hecho de que su fachada es roja y blanca. En el frontis de la fachada principal del palacio hay tres estatuas de los reyes que impulsaron la construcción: Felipe II, Felipe V y Fernando VI.

La escalera con balaustrada estilo rococó te va a dejar pasmado y te conducirá hasta la vieja habitación de Isabel II, el espléndido Salón del Trono y el Despacho de la Reina. Pero este palacio aún tiene muchas más joyas, como la Sala de Cerámica.

Jardín de Parterre

También conocido como “pequeño Versalles”, es un lugar maravilloso para reposar un poco. Se sitúa en la parte este del palacio y está inspirado en el barroco clasisista francés. Cuenta con múltiples fuentes adornadas por hermosos grupos escultórico.

Jardín del Príncipe

Increíble con sus siete kilómetros de perímetro y precioso por lo que guarda dentro de sí. Se trata realmente de múltiples jardines espléndidos, con una riqueza botánica única. Muchos de los árboles que el día de hoy aún podemos ver fueron traídos de América.

Además de esto, cuenta con elementos decorativos como una fuente dedicada a Apolo y un pequeño estanque con múltiples templetes.

Casa del Labrador

Este palacio fue construido en las ruinas de una casa de labranza según las órdenes de Carlos IV. Es de forma cuadrangular con dos alas laterales y cuenta con unos bonitos jardines. En el interior tres de las habitaciones más señaladas son la Sala de Billar, el Salón de Baile y el de María Luisa.

Jardín de Isabel II

Está localizado a la vera de la Plaza de la Mariblanca y se integra en casco urbano perfectamente. Se construyó cuando la futura reina aún era una niña, en una zona utilizada para aparcar carretas y ganado. En el centro del jardín hay una escultura de bronce de Isabel II ya coronada.

Iglesia de San Antonio

Cerca del jardín está emplazada esta iglesia en honor a San Antonio de Padua y mandada a edificar por Fernando VI, aunque fue luego ampliada por Carlos III. Sus arcos de medio punto, su bonita fachada y su galería portificada son ciertos detalles a tener en cuenta.

Jardín de la Isla

Está rodeado por el río Tajo, es de inspiración renacentista y cuenta con numerosas fuentes monumentales, alamedas y parterres con esculturas alusivas a la mitología precristiana y los héroes griegos.

“Tras encargar el menú preguntan a Marta si se marcha adaptando. Ella expone su impresión de esa mágica encrucijada de mundos que es Aranjuez: el palacio y las casas reales conservando el espíritu del XVIII con los jardines donde reinan los dioses en mármol, y la villa habitada por gente viva y actual”.

Museo de Falúas

Exhibe las embarcaciones que fueron utilizadas por los monarcas a lo largo de sus paseos en el río Tajo a lo largo de las visitas de primavera. Además de las falúas muestra grabados, retratos y objetos de navegación. Está cerca del embarcadero.

Plaza de Parejas

En este sitio se realizaba un juego que dio lugar a la plaza: cuarenta y ocho caballeros divididos en cuatro filas y encabezados por los príncipes desfilaban a caballo cruzándose tal y como si fuese una especie de baile. Es un punto destacado de Aranjuez por el hecho de que en sus alrededores se encuentran la Casa de los Fogones y la Casa de Oficios y Caballeros.

Estación de ferrocarril

La que unía Madrid y Aranjuez fue una de las primeras líneas ferroviarias de España. Y se puede recordar aquellos viejos viajes en el Tren de la Fresa, un bonito viaje a bordo de un tren centenario que llega a la bella estación de Aranjuez, de estilo neomudéjar.

Se trata de una hermosa forma de llegar hasta esta localidad, saborear uno de sus productos habituales, las fresas, y conocer un genuino oasis a un paso de la capital. ¡Una escapada maravillosa!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.